InicioBlogSe me olvidan las cosas...

Se me olvidan las cosas...

Estoy distraída/o, no recuerdo nombres, me cuesta encontrar palabras para poder comunicarme, o alguna vez me he desorientado… Hoy quiero hablaros sobre los diferentes diagnósticos a los que solemos llegar cuando los pacientes nos consultan por estos motivos.

Durante mi formación como médico geriatra la memoria y la conducta fueron algo que siempre me llamo la atención. Cuando eres residente y vas rotando por diferentes servicios del hospital o estás en urgencias, los fallos de memoria, el delirium y la demencia están a la orden del día. Diferenciarlos, identificarlos y tratarlos hace que esta especialidad, la psicogeriatría, sea todo un reto. Es increíble cómo el cerebro puede hacerte pasar por situaciones tan inesperadas, y no solo al que padece estos síntomas, sino también a la familia, que no entiende qué es lo que está sucediendo.

Se me ocurren tres posibles situaciones con las que nos podemos encontrar:

  1. Por un lado están esos casos en los que un familiar o persona cercana a nosotros comienza a hablar de manera incoherente por primera vez y sin previo aviso. Es entonces cuando vienen una serie de pensamientos a nuestra cabeza: ¿Qué está pasando? ¿Se recuperará o es para siempre? Pero…si el, estaba bien, nunca antes le había pasado ¿por qué le está pasando ahora?
  2. Por otro lado, están esos casos en los que empezamos a dar los primeros pasos en un camino desconocido. Empezamos a notar pequeños fallos de memoria de forma puntual y muy sutil. Podemos fallar en pequeñas cosas, no recordar algunas conversaciones recientes y situaciones que vivimos. Nos empezamos a preguntar si será cosa de la edad y se encuentra dentro de lo esperado para alguien como yo, o si debería ir al médico porque puede que no sea normal.
  3. Por último, están los que ya llevan un largo camino recorrido, un camino que en muchas ocasiones puede ser duro y nada fácil de recorrer. Un camino, con muchos sentimientos de por medio, en el cual vemos a nuestro familiar perder la autonomía de manera progresiva ¿Será el último ingreso? ¿Cómo quedará después de esto?...

Estas son algunas de las tantas preguntas que nos podemos hacer cuando empezamos a darnos cuenta de que la persona que esta a nuestro lado o nuestra propia cabeza empieza a fallar.

Muchas veces no es la memoria la que se ve afectada en un primer lugar, puede ser la conducta, el lenguaje, la comprensión del lenguaje, el animo, el sueño, incluso hasta la personalidad.

¿Todos envejecemos igual? 
Cuando hablamos de envejecimiento cerebral, debemos saber que este es un proceso muy complejo en el cual existe una variabilidad importante, resultado de la interacción de diferentes factores tanto externos (por ejemplo el ambiente) como internos (por ejemplo la genética).

¿Es normal perder la memoria cuando envejeces? 
“Es que tu padre tiene 90 años, que esperas…” “Tiene 80 años y se le va un poco la cabeza, pero claro, es lo normal a esa edad” Este tipo de frases las escucho a diario tanto por parte de familiares de pacientes como por propios compañeros médicos. Y la verdad es que…

Respondiendo a la pregunta: No, no y no. Me gusta enfatizar mucho en esto. Lo correcto sería decir que es frecuente en personas mayores ver fallos de memoria, pero eso no quiere decir que sea lo normal y que por lo tanto no haya que darle importancia.

Está claro que son alteraciones frecuentes a esa edad y que lo infrecuente son esas personas a las que nos referimos como envejecedores excepcionales o resistentes. Personas que hoy por hoy son octogenarios o nonagenarios que siguen trabajando, ganando premios, escribiendo libros, haciendo cine, etc.

Pero también hay varias personas que muestran resiliencia (capacidad de adaptarse ante situaciones adversas). Personas que cuando presentan un daño en el cerebro, son capaces de adaptarse a él de manera que su rendimiento no se ve afectado a la hora de llevar su día a día. 

¿A qué llamamos quejas Subjetivas de Memoria?
Es un motivo de consulta muy frecuente. Suele tratarse de personas de más de 60 años que acuden a la consulta refiriendo que creen estar sufriendo pérdidas de memoria y que tienen la sensación de tener un rendimiento inferior a las personas de su misma edad.  

Suele ser una preocupación que se repite en el tiempo, pero que es sutil, ya que las citas o noticias importantes, no las suelen olvidar. 

En la consulta, los resultados de la valoración neuropsicológica están dentro de la normalidad. No obstante, siempre recomendamos realizar un control al año o antes si un familiar detectara algún tipo de empeoramiento. 

Si esto nos llega a suceder, es momento de empezar a estar activos si no lo estamos, y seguir unas recomendaciones de las cuales hablaremos en un capitulo más adelante. 

¿Qué es el Deterioro cognitivo?
Este es un síndrome (conjunto de signos y síntomas) que se caracteriza por una pérdida de memoria y/o de otras funciones cognitivas de la persona que puede ser constatado por el paciente y confirmado por el familiar/cuidador. 

En la consulta en este caso, al realizar las pruebas de exploración neuropsicológica si que observaremos unos resultados por debajo de lo esperado. Por el contrario, la funcionalidad suele estar preservada. Cuando hablamos de funcionalidad nos referimos a si la persona es autónoma o no para realizar actividades básicas de la vida diaria (ducha, vestido, aseo, comida) y/o instrumentales (dinero, compras, medicación, cocina, etc).

Este es el momento de plantearnos hacer más pruebas para poder llegar a un diagnóstico con mayor precisión con la finalidad de empezar un tratamiento específico si lo hubiera. 

Y la Demencia...
Seria la suma de la perdida progresiva de las funciones cognitivas llamado deterioro cognitivo con la perdida de la funcionalidad del paciente.

En este caso además de objetivar un rendimiento bajo en la exploración neuropsicológica, se ve perdida de autonomía en las actividades básicas e instrumentales de la vida diaria, siendo estas últimas las primeras en verse afectadas. 

Profundizaremos sobre el deterioro cognitivo, las demencias, las alteraciones conductuales y tratamientos en otra publicación más adelante. 

Fuente original de la entrada: https://www.casageriatra.com/blog

Autor

Reponsable Unidad de Psicogeriatría - Hospital Bermingham

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • You may use [block:module=delta] tags to display the contents of block delta for module module.
  • You may use [view:name=display=args] tags to display views.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.