InicioNoticiasRecomendaciones para el cuidado emocional ante una situación de aislamiento

Recomendaciones para el cuidado emocional ante una situación de aislamiento

18.03.2020

Desde Matia nos sentimos en la necesidad de compartir una serie de pautas dirigidas a personas cuidadoras y a familiares de personas que requieren apoyos y que están viviendo la actual situación de aislamiento tanto en un centro como en sus hogares.

10 RECOMENDACIONES SI TU FAMILIAR MAYOR SE ENCUENTRA EN SITUACIÓN DE AISLAMIENTO EN CASA

  1. Mantén una rutina cotidiana de contacto. a través de una llamada de teléfono, una videoconferencia o cualquier otro medio seguro para ti y tu familiar.
  2. Procura mantener un tono positivo y afectuoso. Tranquilízale sobre tu estado y el de las personas que le importan.
  3. Anímale a hacer sus rutinas de cuidado personal. Higiene, indumentaria, medicación, algo de ejercicio,... Si sabes de alguna actividad significativa que suela hacer, invítala a continuar con ella.
  4. Asegúrate de que coma bien y tenga sus medicamentos. Hazle llegar la comida, si es necesario preparada, y teniendo en cuenta sus preferencias. 
  5. El entretenimiento es importante. Facilítale las revistas, los periódicos que le gustan. También puedes llevarle una película o si le gusta la música, un CD. 
  6. Hazle llegar fotos de familiares, notas de voz, vía WhatshApp… Si no dispone de WhatsApp puedes hacerle llegar una foto familiar con un mensaje de ánimo por detrás. Házselas llegar junto con la comida y las medicinas 
  7. Recuérdale su fortaleza para afrontar situaciones del pasado. Las personas mayores llevan tras de sí una gran mochila de experiencias y muchas han superado anteriormente situaciones complicadas.
  8. Anímale a contactar con amigas y vecinas. Muchas estarán viviendo situaciones parecidas y podrán compartir entre sí sus vivencias y preocupaciones. 
  9. Escúchale y responde sus preguntas. Dale la información que solicita y que le sea de ayuda. 
  10. Si es posible, repartir ese contacto con el familiar mayor con entre varios conocidos. Es bueno para la persona y también para el resto de la familia.

Infografía familiares de personas mayores que se encuentran en aislamiento en soledad

 

10 CONSEJOS PARA QUIENES NO PODÉIS QUEDAROS EN CASA PORQUE ESTÁIS CUIDANDO

  1. Céntrate en el día a día. La vida sigue para tí y para la persona que cuidas.
  2. Nunca más que ahora el equipo importa. Consulta, comparte y acuerda.
  3. Ten presentes tus capacidades para resolver situaciones. Confía en ti mismo.
  4. Una situación excepcional requiere ideas excepcionales,en el buen cuidado también.
  5. Pide ayuda si la necesitas. Somos parte de un equipo que funciona mejor cuando lo hace desde el apoyo mutuo.
  6. Tómate, siempre que puedas, pequeños respiros. El descanso es parte esencial del buen cuidado.
  7. No olvides. Cada día que pasa es un triunfo. Sumarse en pensamientos negativos no hará que la normalidad regrese antes.
  8. Come bien, descansa todo lo que puedas y disfruta de tu gente. Esto último adoptando las precauciones necesarias.
  9. Nos cuidamos, cuidamos vidas. El cuidado mutuo y recíproco nos ayuda a desarrollar nuestra labor: acompañar vidas, vidas en marcha.
  10. Recibe la gratitud de las personas que cuidas, sus familias y la de ciudadanía comprometida con el buen cuidado.

Infografia con recomendaciones para quienes cuidan a personas

 

10 RECOMENDACIONES SI CUIDAS A UNA PERSONA CON DEMENCIA Y NO PODÉIS SALIR DE CASA

  1. Mantén las rutinas el horario habitual, las actividades y los descansos del día a día.
  2. Aunque no se pueda salir a la calle, es importante mantener el cuerpo en marcha. Caminar dentro de casa, estiramientos suaves, moverse aunque sea unos pasos.
  3. Anima a participar a la persona que cuidas en todo lo que le resulte posible y significativo. Quizás le siente bien involucrarse en cosas como los aplausos en el balcón, los bingos u otras acciones comunitarias.
  4. Cuida la medicación y la comida. No olvides incluir algo especial en el menú de vez en cuando.
  5. Si la persona que cuidas  hace preguntas o  muestra inquietud, responde con  mensajes sencillos, tranquilizadores y prácticos.
  6. Procura que el ambiente  en casa sea tranquilo. Ver alguna película en la TV o en YouTube, escuchar programas de entretenimiento en la radio, comunicarse con personas conocidas a través de la tablet... ayudará a disfrutar de buenos ratos.
  7. La música siempre es una buena aliada. Puedes aprovechar para recordar canciones que le gusten o, si es posible, bailar. Servirá como un buen ejercicio físico y ayudará a mantener el ánimo.
  8. Tomar  juntos el aire a través de la ventana, o en el balcón es saludable y ayuda a mantener el contacto  con el exterior.
  9. Recuerda que el humor y la expresión de afecto son buenos aliados para una buena vida en el día a día.
  10. Cuídate. Habla con amigos, comparte con otros cuidadores, reserva un tiempo para ti y pide ayuda si la necesitas. Tu bienestar garantiza  el de la persona que cuidas.

 

9 RECOMENDACIONES SI TU FAMILIAR SE ENCUENTRA INGRESADO EN SITUACIÓN DE AISLAMIENTO HOSPITALARIO

  1. Recuerda que esta separación no es por culpa tuya. Aunque como cuidador/a quieres hacer todo lo que puedas para tu familiar y cuesta aceptar lo que no se puede, es importante aceptar las limitaciones de la situación y recordarte que son las circunstancias externas, no un fallo tuyo, lo que no te permite estar a su lado ahora.
  2. Practica la calma. Dejarnos arrastrar por un exceso de emociones negativas nos crea un sufrimiento añadido y no nos permite pensar con claridad.  Es normal sentir emociones negativas.  Acéptalas.  Luego practica una técnica de relajación, de respiración, yoga o mindfulness para ayudarte a mantener la calma.  Con simplemente hacer una pausa de tres respiraciones profundas cuando te acuerdas, ayudas a regular el malestar emocional.
  3. Confía en que tu familiar se encuentra en buenas manos. Date cuenta de que, aunque no estás allí, tu familiar tiene a personas alrededor, profesionales que le proporcionan los cuidados que necesita.
  4. Confía en que tu familiar es capaz de adaptarse a la situación. Los seres humanos tenemos una gran capacidad de adaptación ante las situaciones adversas.  Cuando un familiar está enfermo, solemos pensar en su vulnerabilidad; pero no olvidemos que también tiene recursos y puede desarrollar aún más fortaleza interior en esta nueva situación.
  5. Reflexiona sobre cómo te gustaría llevar esta situación difícil. Tú también estás en proceso de adaptación. Hazte la pregunta de cómo te gustaría poder llevar esta situación y ponlo como un objetivo personal a ir alcanzando poco a poco.
  6. Comunícate con él/ella. Si tienes la posibilidad de llamar por teléfono o hacerle llegar cartas, emplea estas vías alternativas de comunicación.  Si no puedes contactar ahora, escríbele cartas o grábale vídeos, etc. con la intención de poder dárselos más adelante.
  7. En lugar de con la preocupación, conecta con los sentimientos positivos hacia tu familiar. Es normal que te vengan pensamientos repetitivos de preocupación.  Empieza por aceptarlos cuando aparecen.  Para procurar que no te desborden, conecta con recuerdos positivos y los sentimientos de afecto y/o gratitud que sientes hacia tu familiar.  Si tienes creencias religiosas, o espirituales en general, puedes rezar por él o ella o usar la visualización.
  8. Date permiso para descansar y reponer fuerzas. El rol de cuidador/a acarrea cansancio y, a veces, incluso, agotamiento.  Sin embargo, cuidamos mucho mejor cuando tenemos energía y estamos descansados.  Toma esta oportunidad de reponer fuerzas ahora, descansando y cuidando de ti.
  9. Aprende a aceptar lo que no puedes controlar. En general, nos gusta controlar todo lo que podemos.  Sin embargo, hay circunstancias de la vida que se escapan de nuestro control y simplemente son como son.  En la medida que aceptamos la vida como es, sufrimos menos.