InicioBlogResidencias que cuidan la salud y la calidad de vida

Residencias que cuidan la salud y la calidad de vida

La importancia del Diseño Arquitectónico como alternativa a la Medicalización.

Estos días todos hemos experimentado lo que supone vivir encerrados, sin poder salir o ajustándonos a un horario concreto por circunstancias ajenas a nuestra propia determinación. Nos hemos tenido que adaptar a unas condiciones de habitabilidad que no dan respuesta a nuestras necesidades de trabajo, ocio, socialización,… En algunos casos, sin acceso al aire libre o al sol. Conviviendo en espacios reducidos. Sufriendo ante la falta de intimidad… En definitiva, ha sido una manera radical y descarnada de comprobar la importancia que tiene el entorno en nuestra calidad de vida.

Esta relación entre persona y entorno es básica en diversas disciplinas: arquitectura, gerontología ambiental,  etc. pero no es hasta los años 70 cuando, desde diversas perspectivas1, se comienza a analizar el impacto de dicha interacción en el proceso de envejecimiento. Desde entonces, se ha ido investigando y generando evidencia sobre el papel del diseño a la hora de promover capacidades y mejorar el bienestar y la calidad de vida de las personas. En este sentido, ahora contamos con datos sobre la importancia de tener en cuenta aspectos relativos a: la integración en el entorno urbano, las dimensiones y características de los espacios comunes, el contacto con el exterior, la naturaleza, el espacio privado y la importancia del hogar, los materiales, la iluminación…

A tenor de lo anterior, cabría preguntarse si la solución que brindamos a las personas mayores es lo suficientemente buena, y si el futuro pasa por crear un ambiente aún más hospitalario.

Tratando de buscar respuestas a estas cuestiones, inauguramos con esta entrada una serie dedicada a la importancia del diseño arquitectónico en la mejora de la calidad de vida de las personas mayores, y cómo este enfoque se ha desarrollado en los últimos años a través de distintos modelos de alojamientos y viviendas.

Diseño del entorno y calidad de vida

En construcción se diseña calculando en base a las condiciones más desfavorables o exigentes de un uso normal y además se aplican coeficientes de seguridad. Este enfoque sirve para diseñar y dimensionar las estructuras, las instalaciones, etc...

Ahora bien, diseñar entornos donde viven personas considerando el Covid como la condición más desfavorable no es el enfoque apropiado. Ni desde el punto de vista arquitectónico, ni desde el punto de vista de los cuidados y la atención. No podemos olvidar que la salud en las residencias es un "bien" integral que, además de cuidados sanitarios, debe incluir aspectos arquitectónicos, organizativos, y competencias relacionales y de trato.

Cuando las tendencias actuales de los propios hospitales se dirigen a favorecer una mayor calidad de vida mediante la humanización de los espacios, parece un sinsentido  que en el ámbito residencial nos planteemos ir dirección opuesta, hacia entornos más hospitalarios.

Por otra parte, ¿dónde queda la voz de las personas mayores? ¿Vamos a obviar su opinión en algo tan fundamental como el poder decidir dónde y cómo desean envejecer?. Estas personas llevan años reclamando opciones de alojamientos alternativas al modelo de residencias clásico. En España, solo un 4% de personas mayores se decanta por dicho modelo, frente al 90% que preferiría continuar viviendo en su vivienda2.

Como arquitecto me preocupa cómo evitar más muertes, pero sobre todo cómo mejorar la calidad de las VIDAS. Así con mayúsculas, como merecen ser tratadas.  Ahí está la clave, en donde deberíamos poner el foco. Generar espacios facilitadores de vida, de encuentro, de relación, de significado, de bienestar. Se trata de mejorar la calidad de vida de las personas mayores, que es la nuestra.

Comparto todo el dolor y la preocupación que surgen de la actual situación, sobre todo cuando vemos las condiciones en las que muchas personas se están yendo... cuando se echa tanto en falta una muerte acompañada y digna. Pero todo esto solo sirve para reafirmarme en mi postura. Creo firmemente en la importancia de un diseño apropiado del entorno orientado a la mejora de la calidad de vida.

No solo estamos ante la oportunidad de proteger a las personas mayores, también de mejorar su bienestar. Es el momento de apostar por un cambio en el modelo de alojamiento, un cambio que proteja a las personas mayores, sí, pero que además mejore su calidad de vida. Si la calidad de vida es alta, el final de vida es digno.

 

[1] Teoría Ecológica del Entorno (Lawton y Nahemow, 1973); Teoría del Envejecimiento con Éxito (Rowe y Kahn, 1987); Modelo de Selección, Optimización y Compensación (Baltes y Baltes, 1990).[2] IMSERSO. Libro blanco de envejecimiento activo, 2011.

Autor

Responsable Diseño Arquitectónico e Investigador de Matia Instituto

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • You may use [block:module=delta] tags to display the contents of block delta for module module.
  • You may use [view:name=display=args] tags to display views.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.